Roc, Aleix y Aral, los trillizos con falta de oxígeno que han podido estar piel con piel con su madre