Macrofiesta en una masía de Barcelona con más de un centenar de asistentes