Madrid impone una butaca libre entre grupos de personas en cines o teatros