"Si pudiera volver atrás, me negaría a trabajar sin EPI": el lamento de un sanitario infectado en abril