María, médico residente: "He visto morir a pacientes que habían reservado un vuelo para ver a sus hijos"