El arriesgado reparto de mascarillas que puede propagar el coronavirus: sin guantes y tocando la tela