El mayor estudio sobre las mascarillas evidencia la escasa protección de las de tela