La mezquita de Tarragona donde se congregaron 700 personas defiende que cumple con los requisitos