Un momento para el humor en la crisis del coronavirus: la risa espontánea de Fernando Simón