Musulmanes rezan en una iglesia de Berlín para poder mantener la distancia social