La ‘nueva normalidad’ de Ordizia: de no tener ningún contagio a los test masivos