El Gobierno impone la obligatoriedad de llevar mascarillas si no hay distancia de seguridad: una medida más social que sanitaria

Dos hombres con mascarilla pasean por Almería