Un niño de 9 años explica cómo no contagiarse con una película de Star Wars y Lego