La playa de la Barceloneta se llena de grupos de personas sin mascarilla y sin mantener la distancia de seguridad