La policía entra en el colegio mayor de Valencia para identificar a los invitados a la fiesta