La policía irrumpe en un chiringuito de Cangas y dispersa a una multitud que esperaba para ver un concierto