Por qué el coronavirus era una pandemia anunciada y (casi) nadie hizo caso

Por qué el coronavirus era una pandemia anunciada y (casi) nadie hizo caso