Por qué no hay que tomar decisiones sobre el coronavirus con pánico

Por qué no hay que tomar decisiones sobre el coronavirus con pánico