Por qué el positivo de Joan Pons nos acerca más a la vacuna contra la covid-19