Aislados en habitaciones de cuatro estrellas: el hotel medicalizado de Madrid, por dentro