El pulpo Julio o la trucha Pepita explican a los niños de un hospital sevillano cómo van a ser atendidos

Los pasillos del hospital Virgen del Rocío de Sevilla se convierte en un fondo marino