El paseo marítimo y las terrazas de A Coruña: como si el coronavirus no existiese