Ni juguetes, ni muñecos: niños gallegos piden a Papá Noel… ¡un pediatra!