No son los datos, es su lectura: el lío de las cifras de Madrid y el periplo de un positivo hasta ser cuantificado

No son los datos, es su lectura: el lío de las cifras de Madrid y el periplo de un positivo hasta ser cuantificado