La reducción de aforos provoca colas de una hora en una tienda de Barcelona