Las residencias gallegas reabren sus puertas para recibir a familiares: "Me moría de ganas de verlo"