La resistencia a los antibióticos se extiende 10.000 veces más rápido de lo calculado

La resistencia a los antibióticos se extiende 10.000 veces más rápido de lo calculado