Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada (recopilan datos sobre tus gustos y perfil).

Si continúas navegando por el sitio, estás aceptando su uso.

Puedes rechazar la utilización de cookies u obtener más información al respecto en nuestra Política de Cookies

A través de cualquiera de las páginas webs del Grupo tiene la opción de personalizar las cookies tal y como desee.

Sanidad estudia prohibir fumar en las terrazas aunque haya dos metros de distancia

  • Salud Pública ya advirtió en julio que fumar y vapear aumenta el riesgo de contagiarse de covid

  • Comunidades como la Valenciana, Baleares, Canarias, Cantabria, Asturias y Aragón ya adoptaron esta medida en sus territorios

El Ministerio de Sanidad propondrá a las comunidades prohibir fumar en las terrazas de bares y restaurantes aunque se mantenga la distancia de seguridad. No lo hará en la reunión prevista para esta tarde de la Comisión de Salud Pública. Tiene previsto hacerlo más adelante.

La propuesta deberá ser ratificada en el Consejo Interterritorial, en el que participa la ministra, Carolina Darias, y los consejeros de Salud de todas las autonomías. 

Esta prohibición está ya en vigor en seis comunidades autónomas que prohibieron el consumo del tabaco, cigarrillo electrónico y pipa de agua en las terrazas al aire libre con independencia de la distancia de seguridad de dos metros. Son Baleares, Canarias, Cantabria, Comunidad Valenciana, Asturias y Aragón.

En otras como Galicia, Andalucía o Madrid está también prohibido hacerlo si no se mantiene la distancia de seguridad. Ahora esa prohibición se ampliaría a todas las comunidades en todos los casos. 

Riesgos de fumar y vapear

La medida va en la línea del documento elaborado en julio por la Comisión de Salud Pública, que advertía de que fumar y vapear aumentan el riesgo de contagiarse de covid. Al exhalar el humo, el fumador lanza gotículas que pueden alcanzar a otras personas que estén cerca. 

Además, los fumadores tienen un mayor riesgo de contraer la covid en la medida en que manipulan constantemente la mascarilla para fumar y llevan repetidamente los dedos a la boca. Por si fuera poco, tienen un peor pronóstico en caso de contagiarse: 1,45 veces más riesgo que las personas no fumadoras de desarrollar síntomas graves.