Sanxenxo empieza a parcelar su playa con estacas y cuerdas para acoger a los veraneantes