Secuelas de estar conectado a un respirador: la mitad de los pacientes no puede alimentarse con normalidad

Lourdes, en la UCI