Un Lunes Santo distinto: a pie de cola, guardando distancias y con la pena de la Semana Santa perdida