Servilletas al aire, saltos y palmas en un centro de mayores: “¡Somos todos negativos!”