Simón teme menos al humo del tabaco que a septiembre