La tasa de hospitalización en jóvenes reticentes a la vacuna supera nueve veces a la de vacunados