Los test masivos de Torrejón, como un festival: carpas, turnos, megafonía, cámaras térmicas y vecinos encantados