Los test de saliva: más económicos, menos invasivos e ideales para detectar a ‘supercontagiadores’