La plantilla del Louvre se niega a trabajar por temor al coronavirus