Un triatleta gallego entrena en un pozo minúsculo, con agua helada y atado a una goma