La tristeza con la que cargan los sanitarios un año después: "Morían y no podíamos hacer nada"