El turismo de borrachera, protagonista de la campaña en Madrid en pleno auge de contagios