Turistas franceses trasladan la fiesta también a Barcelona