El último mensaje de Hugo, de 17 años, con cáncer terminal: “No sirve de nada enfadarse con la vida"