Urgencias llenas, operaciones en peligro y UCI repletas: la presión hospitalaria, al límite en Madrid