“¡Vamos, Wuhan!”: los gritos de los habitantes, desde sus ventanas, por la cuarentena