La vida dentro del hospital con los enfermos más graves por el coronavirus