Seis años después del accidente de Angrois, aún no ha terminado la investigación ni ha empezado el juicio