El semáforo de la desesperación en Sevilla: sólo dos segundos en verde tras una larga espera en rojo