No es Marte, es el Estrecho: los satélites europeos captan el valor ecológico de la región