Sergio, el entrenador de baloncesto que abandona por culpa de los padres