Los servicios de Urgencias descartan el ‘boca a boca’ para actuar ante una parada cardíaca debido al coronavirus